jueves, 27 de agosto de 2015

A veces se espera tanto...
se pone tantas energías, ganas, sentimientos en algo
que cuando este llega
-y simplemente no ocurre como lo planeamos-,
duele

Te duele tanto y desde tan adentro
que no puedes respirar
entonces el silencio quiere apoderarse de ti
y los sonidos de la ciudad huyen de tu lado
como buscando
ese algo que se perdió en algún punto del tiempo

A veces simplemente se espera tanto!
que duele lo que no se puede tener.