viernes, 23 de agosto de 2013

A, Nota-ciones

Y bien... te comento
que ví la foto de la niña
con sus largos cabellos negros, su piel canela y sus ojos marrones
sus cejas casi juntas
se parecía a alguien que solía conocer pero me aburrió en el intento.

Te comento que vi en sus ojos una luz gris
vi odio
vi venganza
vi rencor

Su sonrisa poco dulce nunca iluminada por su alma
su cuerpo regordete nunca dulce ni esculpido por amor

Te cuento, que ella y yo tenemos amigos en común
y que a lo mejor alguna vez la vi caminar junto a mi
pero no llamó mi atención
fue sólo una cara más pululando por allí
llenándome el cuadro de alguna escena de mi vida.

Supongo que si alguna vez le hablé
-si quizás alguien me la presentó-,
no quise volver a hacerlo
porque a primera impresión
su espíritu no me inspira confianza
no me inspira ternura
más bien me inspira decirle "nada"

Y en ese lugar, la "nada"
deberías dejarla vivir.

miércoles, 7 de agosto de 2013

El ratón de Cenicienta 1 (Espero saber mas de ti!)

Un día cualquiera, con nubes grises
Cenicienta salió a cobrar su cheque del trabajo.
Salió con una amiga y se fue de frente por la rue Mouffetard,
apurada sin escuchar nada.
Hasta que la amiga le tocó el brazo...

Delante de ella el alto ratoncito sonreía
aún dormida - despierta lo miró, grande fue su asombro
un ratoncito con traje de vestir,
ojitos almendrados y patitas largas
con el cabello negro mas rizado del mundo.

Y creemos en las casualidades,
en los amores de corte intempestivo
en el risueño aunque malévolo destino.

Salir con un príncipe ratón
que el carruaje sea una calabaza
sentirse princesa por un día no fue mala idea
sentirse parte suya tampoco

Pero todo es efímero,
todo pasa (hasta el amor)
y finalmente Cenicienta es solo una sirvienta

Y aconteció que no la volvió a ver
que no extrañaba ni su olor, ni su nombre
la simplesa de sus movimientos
lo extraño de su ser.

El ratoncito siguió comiendo sus quesos raros
y prefirió seguir comiéndolos
y nunca más respondió un mensaje
nunca más la llamó
Cenicienta de mi corazón!

***

Una semana mas tarde,
Cenicienta aún llora
mientra limpia los salones del castillo
y barre los pasillos del laberinto
mas pronfundos, mas vacíos
de su quebrantable ser.


Nota al Ratón:
Ratoncito, te he aprendido a querer.
Si ya te lo pensaste mejor, no seas tan cruel y solo me hagas a un lado
dímelo por favor
así puedo odiarme más
es medio sádico lo sé pero también sé que me hará mas fuerte cuando tu fiebre ratuna pase.
Yo pensaba contarte mi embrollo, mi confusión
oh, ratoncito, lo siento tanto
ya no sé como hacer para que tus ojos de almendra regresen.


martes, 6 de agosto de 2013

- _ -

Odio al mundo.
Hoy es uno de esos días en que lo odias todo y a todos.
En realidad, pensándolo mejor, ha sido toda la semana.
Me odio hasta a mi misma. Y me odio tanto por existir que podría matarme en este momento,
aunque en mi afán de que sea una muerta tan perfecta y tan precisa, me estoy demorando y me aturdo pensando cual sería el metodo mas eficaz, porque la verdad que no quisiera tener que pasar nuevamente por una resucitación.

domingo, 4 de agosto de 2013

S/t X

Angustias se levantó temprano, casi de madrugada
me besó la frente delicadamente y me vio sonreir entre sueños.
Se quedó quieta, de lado, suspirando
velando mi sueño de opio.

Yo fingía dormir.
Me excitaba tenerla al costado
pensar en su cuerpo contorneado casi translúcido
sus ojos fijos, grandes,
enormes y negros
con esa mirada incomprensible y larga, larguísima
como perdida en el tiempo.

Sus largos brazos, rodeando mi cuello
sus largas piernas, escalando mi espalda
su tibio sexo acercándose al mio.

Sus cabellos enmarañados buscando refugio en mi pecho,
ahora al costado
para luego convertirse en una hermosa serpiente que me domina
y me circunda el cuerpo tibiamente
con sus multiples colores.

Y ella entra en mí, una vez mas
y se apodera de mi alma
convirtiéndose mi cuerpo en el accesorio de sus dedos
en el juguete que busca su calma
y en el punto de equilibrio de su sinrazón.