martes, 8 de enero de 2013

"Siempre" es "Lo-mis-mo"

Me revienta tener que vivir en la casa de mi madre.
Me revienta tener que dejar mis cosas allí mientras yo estoy de viaje porque simplemente no puedo dejarlas en otro lugar.

Y la razón por la cual me revienta es que cada vez que vuelvo tengo menos cosas. Simplemente desaparecen! Como si alguien les diera vida y se movieran huyendo repentinamente para nunca mas volver.

Y hay algunas cosas que me importan mucho y han "huído" ya: mi saco Banana Republic, mi perfume Victoria Secret, la bateria de mi celular, medias, aretes, mis cadenas de plata, dinero...
Ya estoy HARTA!!!!!!!!!!!

Y siempre la misma historia... nadie vio nada... y mi madre mirándome con la cara de cojuda diciéndome que yo tengo la culpa porque "dónde lo habré dejado"...

Mi abuela comúnmente es la culpable de las desapariciones repentinas y cuando reclamas te grita a full y si puede te insulta y te bota de la casa como si fuera suya mientras la tarada de mi madre solo mira... y mira... y no dice nada.
Pero claro, si fueran las cosas de mi hermana ella ya hubiera saltado hasta el techo!
Me olvidé que se trata, otra vez, sólo de mi.
Que sólo soy yo la que no tiene importancia y por ende hacen lo que les da la gana con mis cosas incluyo a mi madre porque ella sabe y lo permite.

Hace algunos meses se me perdieron 200 soles en mi casa y mi madre dijo "Que pena" y punto allí quedo...
No es justo pues! Hasta cuando...?

Hoy me enteré que regaló la abuela mi gorro de Caral que compré durante un taller que tuve. Me enteré de esto porque se lo ví puesto a mi tio!. El colmo! 25 soles a la basura porque nunca usé el gorrito de mierda que tenía un bordado lindo. Que cagada! Comprar algo para que lo use otro!

Y vuelvo al mismo pensamiento que está presente desde que "tengo uso de razón":
Que todo esto siempre ha sido lo mismo: una gran mierda!
Esta casa, esta familia... todo!
Váyanse a la mierda.
Estoy harta.

sábado, 5 de enero de 2013

En autismos...

Le extraño.

Han pasado ya tres meses con 8 días y le extraño.
Qué patética debo ser que aún inconscientemente no le olvido a pesar de tanto tiempo.

Aún a veces hablo de él.
Aún otras veces me acuerdo de él.
Y aún otras tantas veces quisiera poder ir tras él.

Los sueños con él aparecen algunas otras muchas veces y me causan autismo. Autismo porque sólo lo miro y nunca hay nada más que eso.

Ya no recuerdo su voz ni el olor de su piel recién lavada y eso me causa tristeza.

Sólo algunos gestos borrosos en mi mente y otros tantos tomados con mi vieja cámara rosada, sólo eso.

No recuerdo su número de teléfono, no recuerdo la dirección de su casa... sólo recuerdo que los borré físicamente en acto desesperado por sacarlo de mi vida...
pero no conté con su astucia, el no hizo nada más que sacarlo de su mente y obvio de su facebook también... y listo! su vida continuó ligera como una lechuga
mientras yo me mataba mal trabajando más horas, quedándome en la web chateando muchas mas horas, mirando televisión, escuchando música... hasta que alguien se besaba, hasta que alguien enviaba un mensajito dulce para ellos y agridulce para mí.

Y aún ahora me veo haciendo eso, pasando el tiempo.
Aún ahora cuando suena el teléfono pienso que pueda ser él (cómo si quisiera llamarme).
Aún ahora sigo abriendo mi mail esperando un mísero mensaje... algo... alguna cosa... que nunca llega.
La esperanza es lo último que se pierde (dicen) y obvio! es lo último que se pierde porque no existe.

Que tétrico me resulta todo esto!
Le envidio por estar bien y no extrañarme.