jueves, 1 de noviembre de 2012

Nella

Era una mañana muy tranquila.
Era una mañana muy tranquila como todos los dias a esa misma hora.

Nella abrió los ojos y aún no comprendía lo que pasaba.
Pesadamente la consciencia iba tomando su acostumbrado lugar.
Y en este proceso se encontraba cuando el ruido de la puerta intempestivamente.

Parpadeó. Miró a su derecha y encontró al osito de peluche que velaba todas sus noches desde que tuviera consciencia. Lo tomó en sus manos y calzóse las rosadas pantiflas de princesa que le regalaran la navidad anterior...

Se dirió a la sala, que lucía tan grande, tan llena de muebles pero... tan vacía...
Buscó insistentemente en el resto de habitaciones pero, no encontró a nadie. Y la verdad era que nunca había nadie. A pesar de tantos años, y de la recurrencia de la soledad, aún no se acostumbraba a ella.
Lo tenía todo pero nada a la vez...
Que feo le resultaba no poder compartir las cosas con alguien!
Que terrible era tener que ser sólo uno todo el tiempo...

Y abrazó a su osito fuertemente quien había prometido noches anteriores ser su soldado y protegerla de la bruja malvada y los duendes mágicos que acudían a su habitación todas las tardes y las noches para atormentarla...

***

Era las 9:27am.
Sentada en su cama miraba el espejo minuciosamente, como analizándolo todo. Su cuarto lleno de flores y aroma a perfume de jazmín le daban ánimos tal vez para recordar alguna travesura o algún rincón que pudiera tranformarse en un paraje exótico al cual poder visitar y...

Su imagen se iba a clarando mas en el espejo y lo comprendió todo.
La niña inocente, que no conocía el dolor, nunca mas volvería.

***

One, two, buckle my shoe...

Tras cinco memorables palizas, había aprendido esa canción sosa que odiaba desde la primera vez en que la bruja malvada del cuento, la había entonado.

Los cubos de colores seguían formando una gran torre aún sin desplomarse. La letra malévola de la canción seguía atormentando su mente.

...nineteen, twenty, my plate is empty!

Y la torre cayó. El suelo se iluminó con cubos de colores que se abrieron por la mitad, dejando salir mariposas que volaron por toda la habitación.
Entonces tuvo una revelación...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.