domingo, 19 de febrero de 2012

El problema de Andy

"Los perros tienen pulgas, las personas tienen problemas."
-Charles Bukowski.
Se busca una mujer. 1973












Ella se reincorporó de su estado tras una larga pausa fantasmal. La ira y la tristeza convergían en ese preciso momento. La idea de todo eso le parecía insoportable, muy detestable. Demasiado. Demasiado para un ser tan (supuestamente) lindo. Lo que ella pensó y lo que ella vivió, hoy entraba en crisis: El y ella en una visión cuasi transparente. Lo que antes era tangible ahora parecía un sueño... su torre caía...


-Qué es esto? Cómo se llama lo que haces?

-Mmmm. Lo que hago? Si no hago nada! Nada en especial! Nada marciano! Sólo me dejo ser...-dijo muy abierto de huesos.

-O sea que seducir a las chicas, enamorarlas y acostarte con ellas es no hacer nada... nada del otro mundo para ti?

-No pues. Además que yo no las enamoro!. Sólo pulseo... Yo veo hasta donde puedo ir. Si ella no me deja, si se hace la puritana, como tú... comprenderás, ya la dejo ir nomás. Para que esforzarme si detrás hay otras seis?... jajajajajaa -dijo mientras tomaba otro sorbo de vino blanco.

-Igual sigo pensando que esta mal lo que haces... - dijo ella mirando el vacío. Y otra vez, con su mirada de cinco kilómetros señaló: -Yo tendré muchos errores pero por lo menos yo no juego con la gente.

Y su mirada se posó triste sobre el cenicero y el frasco repleto de monedas.

-Tú y tus estúpidos principios! Qué te crees? La madre Teresa, Santa Rosa... qué?

-Yo, querido Andy, sólo soy yo. Y eso creo que es el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.