lunes, 2 de enero de 2012

S/T 4

Es increíble como todo pasa tan rápido en nuestras vidas. Te das cuenta y plum! pasaron años. Pronto los eventos ocurridos se van perdiendo y cuando duelen saben a clonazepam. Se tornan en tinieblas, se tornan borrosos, piensas que tal vez te pasó en otra vida. En sí, ya no te duele el hecho. Créeme con el tiempo ya no duele eso, sino la actitud con la cual las personas importantes en tu vida lo encararon contigo.

Yo que tengo y he tenido aires de princesa, soy consciente de mi vida llena de errores, de las malas decisiones que he tomado y de mi completa imperfección. Mi vida ha estado cargada de todo eso. Y mi amor incondicional y mi odio perpetuo también ha estado jugando aqui conmigo, pero esto debe culminar.

Nada, absolutamente nada, me hará mas feliz que vivir tranquilamente sin tener miedo en lo absoluto y sin tener que hacerme la mala leche porque vi o viví con algún "indeseable". Que la mala leche se la hagan ellos. Trataré de hacer las cosas lo mejor posible, ser cortés y respetuosa; afrontar las cosas sino es con una sonrisa con algo que se parezca a ella. Y, sobretodo, hacer las cosas de buena fe y con justicia.

Ahora, justo en este momento, echada sobre mi cama y el gran edredón multicolor, pienso que toda esta serie de eventos desafortunados ha servido para hacerme un poco mas fuerte y sobretodo educarme con respecto a los demás y en como debo vivir.

No estoy sola, me tengo a mi. Qué mas puedo pedir? Tengo todas las partes de mi cuerpo completas. Puedo oir, ver, sentir, oler, tocar... Entonces, si gente que no tiene todo eso puede ser feliz y disfruta de la vida, por qué yo no?

He decidido salir a vivir.

Y mis ojos llenos ahora con todas esas imagénes negras, grises, verdes y rojas ahora mirarán mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.