lunes, 14 de noviembre de 2011

Ansiedad... En camino a dejarte? - Día 2


Son las 4 y 58pm. Estoy trabajando pero no puedo dejar de pensar en el idiota.
Ahora dudo que pueda ganar esa tonta apuesta.
Recórcholis!!!!
Me estoy que muerdo todas las uñas.
Siento muchas ganas por pedirme prestado un celular y ponerle mi chip porque (para los que no lo saben) me olvidé mi cargador en Jutlandia y en este pueblucho de mierda no hay ni uno solo para comprar (qué cojudez!)... buaaaa!!!!!!!

Por qué pienso tanto en él?
Escucho cualquier cosa y me acuerdo del melenudo flacuchento que habla mal y no tiene buena dicción.
Qué me pasa????
Estoy enferma???
Parece que tuviera una adicción!


Entonces se me cruza por enfrente de los ojos las siguientes preguntas:
Estaré adicta a él?
Por qué le necesito tanto?

Seguirá pasando las horas, y espero que esta salivación excesiva, y esta sudoración del mal, pase. =(

1 comentario:

  1. Cuando se vive triste y vacía es fácil inventarse de cuando en cuando ciertas adicciones. La peor soledad es la que se vive estando acompañado por la persona menos indicada.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.