jueves, 26 de mayo de 2011

Lo digo o no lo digo (he aquí la cuestión)


Hace un rato departía via Skype con un muy buen amigo y salió esto a la conversa: "y qué si simplemente le buscas, le dices todo lo que sientes y ya?"

De este fragmento hace ya como una hora y aún ronda en mi cabeza (sin razgos indicativos de querer irse)

" y qué si simplemente se lo digo y ya..."

A ver pues, construyamos la escena para que sea mas ilustrativa en nuestro ejemplo.

Él el amor de tu vida. Tu???? bueno... tú, eres tú... no sabemos realmente qué rol estas jugando para su vida pero en fin, seamos positivos: Te quiere, pero aún tal vez no se lo ha pensado...

Y un día así por así, después de tanto cruce... de tanta mirada sin mirarse... de tanto sonrojo... te le apareces de la nada y lo miras y le dices:

"Oye sabes qué? yo te quiero infinitamente y compartir mi vida contigo sería lo mejor que podría sucederme. Tienes mi corazón y creo que podemos tenerlo todo... hasta lo mas profundo, lo más simple y lo más complejo."

Y él te mira a través de sus lentes cuadrados con cara de desconcierto y desconfianza.
Y a cualquiera de estas reacciones, que cito a continuación, es a la que tengo miedo: a su posible risa nerviosa, a su posible mofa, a su recontra posible choteada, a su mirada de desprecio, a su frase "tengo enamorada sorry... llegas tarde"...(y auchhhhhh!!!! duele, duele...)

Pero sin lugar a dudas a lo que más le tendría miedo, es que simplemente no me diga nada, nada de nada, y me deje -una vez más- allí sola, repitiéndo esta frase a media tinta:

"podemos tenerlo todo hasta lo más profundo..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.