jueves, 26 de mayo de 2011

Lo digo o no lo digo (he aquí la cuestión)


Hace un rato departía via Skype con un muy buen amigo y salió esto a la conversa: "y qué si simplemente le buscas, le dices todo lo que sientes y ya?"

De este fragmento hace ya como una hora y aún ronda en mi cabeza (sin razgos indicativos de querer irse)

" y qué si simplemente se lo digo y ya..."

A ver pues, construyamos la escena para que sea mas ilustrativa en nuestro ejemplo.

Él el amor de tu vida. Tu???? bueno... tú, eres tú... no sabemos realmente qué rol estas jugando para su vida pero en fin, seamos positivos: Te quiere, pero aún tal vez no se lo ha pensado...

Y un día así por así, después de tanto cruce... de tanta mirada sin mirarse... de tanto sonrojo... te le apareces de la nada y lo miras y le dices:

"Oye sabes qué? yo te quiero infinitamente y compartir mi vida contigo sería lo mejor que podría sucederme. Tienes mi corazón y creo que podemos tenerlo todo... hasta lo mas profundo, lo más simple y lo más complejo."

Y él te mira a través de sus lentes cuadrados con cara de desconcierto y desconfianza.
Y a cualquiera de estas reacciones, que cito a continuación, es a la que tengo miedo: a su posible risa nerviosa, a su posible mofa, a su recontra posible choteada, a su mirada de desprecio, a su frase "tengo enamorada sorry... llegas tarde"...(y auchhhhhh!!!! duele, duele...)

Pero sin lugar a dudas a lo que más le tendría miedo, es que simplemente no me diga nada, nada de nada, y me deje -una vez más- allí sola, repitiéndo esta frase a media tinta:

"podemos tenerlo todo hasta lo más profundo..."


miércoles, 11 de mayo de 2011

Memorias de una "Cita"

Se lavó la cara por tercera vez consecutiva y se miró al espejo. La imagen distorcionada de su rostro jugaba con las gotas de agua caidas que dibujaban figuras extrañas una vez mas.

Hoy lo vería y la idea extraña de encontrarse con alguien a quien mucho tiempo detestó y hasta odió en silencio le provocaba escalofríos...

-A las 7pm!. Si mejor no voy?

Y algo parecido a las mariposas comenzaron a revolotear en su estómago.

Palideció.

Siempre le había parecido simpático... guapo mas bien...
Siempre le había parecido muy inteligente e interesante pero... le daba miedo sus explosiones atómicas, sus miradas de ira, sus irreverencias diarias.
Y sin contar sus aires de divo del pop rock europeo! con su caminar tipo los hermanos Gallagher y su mirada por sobre el hombro.

-Por qué le ocurrió invitarme a salir?

Y mientras se lavaba la cara por cuarta vez, alucinaba su futuro cuerpo degollado en alguna calle lejana de Puente Piedra o golpeada y tirada por un puente...
Entonces se estremeció y dejó su actitud compulsiva para mirarse nuevamente en el espejo empapado.

"No, sin lugar de dudas estaba alucinando!. El no sería capaz de hacerme algo, o si?"- y levantó la ceja como solía hacer cada vez que se preguntaba algo así misma.

"Ok, ahora sí que estaba preocupada! A ver pues que se traería ahora el muchacho misterioso..."

Y se terminó de peinar rápidamente para luego pintar rápidamente sus labios de color carmín ésos que ella en secreto había deseado que el conozca.