lunes, 21 de junio de 2010

Reflexiones sobre Eduardo

Eduardo, déjame decirte que eres un misterio detrás de todos esos libros y esas historias ilusas y mentiras absurdas que solíamos ilustrar con palabras dificilísimas y artilugios absurdos propios de mentirosos compulsivos pero no confesos.
Me atrevo a decir ahora -cuatrocientos años después-, que me declaro CULPABLE, DE PENSAMIENTO, PALABRA, OBRA Y OMISION, por mi culpa, por mi culpa y mi gran culpa.
Te mentí muy grandemente durante cinco de los seis meses que estuvimos juntos en Alsacia... pero quería que protestaras, que me agarraras, me obligaras... a ser straight, a ser leal, a ser sólo tuya. Y no necesitaba, simplemente toneladas de azúcar en chocolatitos derretidos por el amor NO!Sòlo necesitaba que no me necesitaras.
La señorita en cuestión editaba vuestros escritos, veía sus películas, ofrecía sus, según usted, "acertadísimos comentarios" (que elevaban su alter-ego), y escuchaba sus melodías favoritas, alimentando vuestra biblioteca musical con discos extraños propios del gusto de la orate.
La señorita en cuestión también era su alumna sacrificada y conejillo de indias por vocación a la hora de personificar papeles extraños durante las noches de insomnio que los acosaban.
La señorita en cuestiòn... sòlo consiguiò de usted unas cuantas velitas misioneras prendidas los dìas domingos a la hora de la misa. (yo creo que debiste `mantenerlas apagadas)
Eduardo, Eduardo... tus cuadros, tus libros, tus diarios. Eres un misterio detràs de todos esos cuadros.
Si hubieras venido con manual...
Si hubieras sabido leer mi manual...

viernes, 18 de junio de 2010

Con la Transfixión


VERDE
La pantalla se llena de color.
Sigilosamente él se acerca y la contempla confuso.
Ella estaba tirada a un costado ensimismada
en el color verde que proyectaba la luz en su piel.


AZUL
Desde la cabeza hasta la punta de los pies
desde los labios hasta la punta redonda de sus tobillos.
La mariposa azul tatuada en su espalda mueve las alas.


ROJO
Se electrifica la bestia de sus seres incontrolables.
Se desata la guerra, se desata el amor.
Se acercan, se miran, se tocan, se tiran...
Se agitan en el aire, en el suelo...
Se jalan, se tuercen, se estiran... ella cae.
Su cuerpo se abre desencajándose.


GRIS
El se acerca, la mira y se inserta en él.
Se agita incontenible.
Gris es su alma, gris como su piel.
Su ser egocéntrico lo ansía tener todo de una sola vez.


NEGRO
Su corazón a un costado inmóvil.
Todo el recinto enmohecido, las flores empiezan a caer del cielo.
La mariposa no respira...
El ya no la mira... la tiene, ya no la quiere.


AMARILLO
Se libera el alma. Las flores engendran flores.
El suelo se llena de vida, un campo de luz bajo sus ojos.
La humedad circunda.
La verdad los libera.


ROSADO
La acción de herir sus cuerpos los reanima.
Ahora el placer no tiene nombre
y se posa sobre ellos en su total expresión.


Y vuelven a nacer del dolor.
Y vuelven a morir con la pasión.
Crecen con la transfixión.


(Motivada por la Transfixión". CCE, 6/6/10)

domingo, 13 de junio de 2010

Odio a ella

Quiero matar a alguien. Quitarle la cabeza, absorver toda su sangre y regalársela a algún misio chupasangre callejero. Su cuerpo lo tiraría a los cerdos hambrientos quienes destruirían cada pedazo de su estúpido e inmóvil pellejo asqueroso.
Tengo ganas de quemar todas sus fotos... la única razónn por la cual no lo he hecho hasta hoy es que yo siempre salgo muy linda en ellas. Pero ella es la sombra, la horripilante sombra que empaña mi vida, me revienta verla. Tener que despetarme y verla, tener que embullirme la comida teniéndole que mirar a la cara... no sé como simplemente como no vomito.
Odio escucharla, sentirla caminar, desplazarse por la casa...
Me gustaría ponerle cabe, que se caiga y luego golpearla en la inmensa barriga. Que así se le quite las ganas de joder todos los días, de malograrme los despertares y ensuciarme las noches con sus gritos.
Ella, ella es la causante de todo. La maldita que merece morir.
Siento que ya ha vivido muchos años y es necesario que muera ya... es más para ayer.
Su risita burlona y el burlarse de que soy fea, de que estoy gorda, de que no sirvo para nada, de que soy vieja, de que no quiero a nadie, que soy un parásito...
No me huebiese preocupado por ser gorda, bonita o fea o algo si es que no me repitieran tanto... ella es la culpable de que esté más que loca, que mi mejor amigo sea un fantasma y que el querer morir sea pan de cada día. No la soporto más!
Mi anorexia, mi locura, mi adicción, mi vacío es por tí: Odiosa gorda asquerosa. Tú eres la culpable de todo, desde que tengo uso de razón: te todos los golpes, cachetadas y humillaciones que recibí, de ser violentada, de sentirme desprotegida y culpable de todo lo que pasaba, de que nadie me quisiera realmente...
del abandono de mi padre y la despreocupación de mi madre, tú eres la culpable y por eso es justo y necesario de que mueras ya. Que pena de que me guste tanto Lima y que seas parte de mi familia, que pena que uno no pueda elegir a su estúpida familia. que asco que eres... maldigo tu estirpe porque yo aún sostengo que fuí adoptada a pesar del parecido con mi padre y que soy extraterreste, pues soy distinta a toda la estupidés y superficialidad que rodea tu vida oh, ser infame!
Como no eres una cucaracha (aunque parezcas), para aplastarte con un fuerte zapatazo y que se te salga todo lo blanco de tu cuerpo horrible, luego barrerte y llevarte al lugar al que perteneces: la basura!
Eres un ser innnecesario, si tu mueres todo será pacífico y viviremos en paz; por lo que rezaremos a Diosito que te envenenes, te atropelle un carro, te atores con algo o te de un paro respiratorio y que ya! sandangán desaparezcas
por el bien de todos
hasta el fin de nuestros días
Amén.

sábado, 5 de junio de 2010

Abismo

Estamos a ambos lados del abismo. Sè que estas allì pero no te puedo ver, està muy oscuro.
Puedo intuir lo que piensas, lo que sientes ahora;
lo que deseas y lo que quieres que suceda.
Pero no sè por què no nos podemos ver... si estamos muy cerca.
Calculemos nuestra distancia... siento las paredes frìas de la soledad.
Casi te toco sin sentirte, siento tu aliento, el olor de tu piel.
Pero, dònde estas?
Por què no me escuchas?
Grito sin cesar. Por què no me escuchas?
Por què estàs aquì sin estar?
La oscuridad del abismo se hace mas negra.
Respiro ya sin respirar.
Por què no me sientes?. Estoy a punto de caer.
Extiende la mano, siente mi cuerpo antes de que el vacìo me lleve.
Y grito màs, màs, màs.
Llorando grito. Es que nunca me vas a escuchar?

(Y sin fuerza cayò en el abismo profundo y oscuro ahora de su olvido, ahora de su negro corazòn)