sábado, 25 de diciembre de 2010

**Con***Fesión**

Tengo que hacer una confesión, aunque en verdad no es más que un secreto a voces dentro de mi cabeza.
Tal vez lo sepas. Tal vez lo hayas olido en el ambiente
o tal vez hayas esperado este momento desde aquella conversación por el ordenador, no lo sé pero...
si lo lees -hoy, mañana o pronto-, escríbeme, cítame, llámame, no sé... búscame...
y bésame, desgarra todo lo que la decidia separó.
y tal vez... de pronto...
la calle de la soledad no se sentirá tan sola,
al costado de una iglesia amarilla y un par de plazuelas sosas.
y tal vez vuelva a respirar con sandalias azules y pajarillos alborotados
que corren volando a ocultarse del ocaso de un dia
que puede prometer (sin quererlo) ser inicuo al paso del tiempo.
A ti pues,
al de las letras, la música y las perdidas caminatas encontradas.

***


Confieso, que no he podido dejar mi pasado de lado
y que algunas noches se mete a dormir en mi cama
mientras me canta al oido sonatas creadas por mis fantasmas idos.

Confieso que transpiro recordando tus dedos y tu piel fría, casi erizada
sobre mis brazos, sobre mi vientre y yo casi sonrojada.

Confieso, que fue un alivio conocerte. Que conocerte me hizo pensar que el amor existía pero que yo no lo quería para mi.

Confieso que me encantaba verte enamorado y me encantaba desenamorarte sólo para que despues me quisieras mas.

Confieso que me irritaba mi carácter cojudo,
ése que me decía que juguemos al pinball con tu corazón,
ése que me impedía recoger el chocolatito de la fotocopiadora.
ése,
ése mismo que me decía que no te requeríamos para lo que necesariamente te queríamos.

Confieso que extraño tu olor a madera y libros viejos,
ésos que acomodabas en tus noches de vigilia insomne.

Confieso...

Confieso, que te recuerdo con ansias locas,
que estoy esperando tenerte en mis brazos y desgarrarte a mordiscos esos labios delgados tuyos.
Que extraño verte venir de lejos y modelar ante mi,
pa-so-a-pa-so,
con esos jeans ajustados y esa camisa subida de más en tus brazos...

Confieso, que yo también extrañaba estar en tu cuarto,
ver películas raras y solo leer,
reir, dormir, cantar.

Confieso que soy cobarde para buscarte y para no buscarte cuando sé que estas por aquí cerca,
en algun lugar...
entre calles solitarias envueltas de humo azul y terrones de azúcar que entretejíamos divertidos, risueños
tatuados en tu cuerpo fugitivo
hoy difuso en mi mente
porque tu olor, querido amigo, ya se esfumó
porque tengo que escuchar tu voz en un viejo video
porque tengo que saber de tí por alguien más.

Con fieso

Confieso:
que he sido muy idiota y algo más
Confieso, que nunca es tarde para enmendar.

Navidad Ordinaria

Hey! Es Navidad! Fecha de amor y de paz! De unión y alegría!
...las huevas!!!!

Qué? Qué crees? Que todos están en casa bien abrigaditos, comiendo pavo con panetón y chocolatito caliente?
No, mi niño no!!!!. Déjame decirte que la vida no es asi siempre.

Hoy como pasando el rato, me asomé a la ventana de mi cuarto y vi a un pobre niño sentado en la acera, esperándo.
Tenía las manos vacías y la mirada ida. La ropa raída se le escurría por su huesudo y menudo cuerpo.

Cuánto tiempo? Hace cuánto habrá estado así?

Y la idea banal del vestido de moda, de los zapatos caros y las carteras de diseñador
Y la idea del carro del año, del viaje de ensueño y de la casa grande con piscina.

De todos esos, cuántos habran pasado por su mente? cu+antas veces?
Cuántas veces se me paso a mi, y él pobre criatura, solo pensará "qué diablos, me tocará comer hoy?"

Y el no compartirá sus regalos bajo el árbol ni cantará villancicos junto al piano. No vestirá de lino ni se divertirá jugando.

Su mente hábil pensará en sueños, en mundo multicolores llenos de juguetes. En mundos anchos y ajenos, distantes al de ahora.

Su mirada gris, fría e inmóvil, se pierde a tres kilómetros.
A dónde?, Hacia a dónde?

lunes, 25 de octubre de 2010

Alejandra, Diego y yo. Parte 3.

Diego, patanezco lo negó todo para variar!. Ël no era capaz siquiera de haber hecho algo así...
"NUNCA, COMO SE ME OCURRIA ESO!!!! ESTABA LOCA! MUY LOCA...!!!!
Y SABES QUE? HE TENIDO UN DIA MUY BUENO PARA MALOGRARME EL HIGADO CON MALAS LECHES! MEJOR ME VOY!!!! SI, ME VOYYYYY...."

Chicas, (y aclaro mi garganta en este momento), si algún webón manipulador les dice algo así, créanme... ES RECONTRA CULPABLE! RECONTRAAAA, CON ALEVOSÍA, PREMEDITACIÓN Y HARTA(SUPER HARTA) VENTAJA!. Así que mándenlo a comprar pizza a Bielorrusia.
Pero bueno, comprendo que cuando uno está medio templado el hemisferio pensante del cerebro no foruncia... perdón, no funciona! asi que yo no era la excepción en ese momento del espacio-tiempo histórico de mi vida.

Asi que el muy maldito, con sus dotes de altanero, se quería ir! Encima estaba resentido!!!!
Que con...ciencia la suya!
y yo era la loca que hacía problemas de la nada! que me he creido!!!!
HACIA PROBLEMAS DE LA NADA!
Pucha, poco faltó sacarle la carca del cuerpo... poco faltó!, pero me contuve porque estaba en la calle...
respiré profundo y como me seguía mrando con su caraza de cínico y sin quererlo aceptar solo atiné a darle una sonora cachetada que lo dejó con tortículis unos tres días según datos de fuente confiable.
Pero la historia no terminaría aquí... noooo, tenía que venir algo mas...
un criter importado (todo gordo y grasoso) llamado Alejandra...

domingo, 10 de octubre de 2010

La mujer en el espejo.


Fiorella miró nuevamente su reflejo. Había perdido peso a comparación de la semana pasada.
Esta vez sin embargo se detuvo largo rato frente al espejo de madera que cubría su cuerpo entero. Ligeramente deslizó su mano por debajo de su brazo y la toalla verde limón cayó por los suelos.
Se paró de frente muy derechita ante él. Se acercó para ver si le mentía lo que veía. Sus piernas habían disminuído su gordura, los rollitos que se formaban en la entrepierna ya no estaban y sus costillas flotantes se dibujaban en el abdomen.
Era verdad lo que veía?
Sus huesos de la clavícula nunca habían estado mas dibujados hasta ese entonces...
Ahora se le notaba el esternón...
Se quedó perpleja ante la imagen del espejo, ahora era diminuta y muy enjuta. Quien era la del espejo?
Pronto la habitación de paredes claras se volvió muy oscura. Sintió un fuerte mareo y tuvo que cogerse del espejo para no caer al piso.
Que es lo que había pasado?
Por qué no se había dado cuenta hasta ahora?
Se agachó hasta tocar el suelo de madera. La cabeza le seguía dando vueltas y cada vez se sentía mas débil. Cómo no se había dado cuenta?
Gateando llegó a la gran cama de roble ubicada en el medio de la habitación. Se subió con dificultad y se acomodó sobre el cubrecama de hilo.
Fiorella no paraba de pensar cómo es que había llegado a aquella situación. Nunca se había visto tan delgada hasta ese momento pero cómo podía pasar eso si se veía todos los días en el espejo?
Unas inmensas ganas de arrojar le vinieron de pronto...
y mientras tanto con esos dolores horribles de abdomen y esas convulsiones del estómago, ella lloraba pensando como había llegado hasta alli y como limpiaría aquel desorden que ella colocó años previos en ese lugar.
Una lágrima recorrió su rostro... ya no tenía memoria de lo que había sido antes: ésa no volvería mas.

lunes, 23 de agosto de 2010

Alejandra, Diego y yo. Parte 2.

Cuando Diego tocó la puerta de mi casa debían ser ya como las 10pm.
Había llegado el maldito como cuatro horas tarde. Cuatro horas en las que yo me encontraba angustiada, con el corazón casi en la mano. Mi cerebro se pudría al pensar que me hubiera dejado plantada... él mi media naranja...Que nivel!!!!!
Así que cuando el arbolito rechoncho llegó a mi casa (y digo arbolito por su modelito africa look), yo casi muero de la felicidad y los colores rosa volvieron a mi rostro.
Diego me abrazó como nunca, me levantó por los aires y me dijo que me había extrañado a horrores. Pero esa "horrores" olía a alcohol, y se dejaba vislumbrar por los poros de su piel. Diego disimulando su estado etílico y queriéndose congraciar conmigo, sacó un chocolatito de ron con pasas de los bolsillos de su casaca marrón y un par de guantes negros para mis manos que siempre buscaban calentarse al interior de sus pantalones.
Pero ni el fuckin' chocolatito ni los guantes me calmaron mucho que digamos...
Nos sentamos en la acera y comenzamos a hablar de lo ocurrido. Me comentó entonces de la travesía que había terminado en copas, pasando por unas partiditas de billas y una performance de "a sol la barra" -cortesía de nuestros humildes antros de la Avenida La Colmena.
Nos encontrábamos entonces en el trance de la explicación: él sumergido en su historia y yo absorta mirando sus achinados ojos. Para completar la historia fatídica del perpetuo juego de billas, sacó entonces su celular para mostrarme un mensaje...
Sin embargo, aunque pasó de manera violenta los primeros mensajes de la bandeja, yo había creído mirar un "te quier..." y me quedé perpleja, sin poder escuchar si quiera sus palabras que seguían relatando aquella historia ya inverosímil.
Tomé el celular de sus manos y fui al encuentro del mensaje cuyo remitente era desconocido.
Te quiero mucho mi rey. Que tengas un lindo día. Esta noche te quiero calato! jijijiji te mando un beso

La boca no se me podía cerrar. Parecía que la mandíbula se me había caído!.
Es que no me lo podía creer!
Quién era esa infame que no dejaba que él me ame?

viernes, 6 de agosto de 2010

Alejandra, Diego y yo. Parte 1.

Falta cuarenta minutos para que se cumpla un día entero desde que no sé nada de él.
Es un día feriado con un sol hermoso adornando las calles; sin embargo, sobre mi cabeza aún no hay rasgos del día soleado con nubes despejadas, de esas un tanto extrañas que no hay en Lima.
Es un día feriado, y estoy sentada frente a la computadora media deprimida (porque no contestas el telefonito de mierda), y media molesta (porque sé que estas con ella gastando el tiempo que deberías invertir conmigo).

*****
Alejandra
Alejandra llegó de viaje un día lunes, es decir hace cinco días. Ale -como él le solía decir-, dejó atrás una vida en Panamá para venir a verle a él: Diego, quien hasta hace algunos días antes de su llegada, era mi enamorado y quien me decía hasta el martes, que me quería y que yo era la persona mas especial y cariñosa que él hubo alguna vez conocido.
Alejandra había conocido por una página social a Diego hacía tres años. Eran cibernovios hasta el año pasado en que vino a Lima y se comprometieron.
Alejandra era de estatura pequeña, ojos color cafe y piel trigueña. Tenía un hijo, Fernando, que Diego había prometido cuidar y adorar hasta la muerte; una muerte en la cual él no creía por supuesto!.
...Alejandra creía que él era su héroe.

*****
Diego
Diego vivía con el alma partida de dárselo a tantas personas.
Diego quería a la música un tanto más que al aire, a la tierra y a la mar. Quería cualquier cosa pero más a él.
Diego sentía que Alejandra estaba presente en su mente (pero como físicamente estaba lejos), él compartía su cuerpo cada noche con cuanta damisela se cruzara por su camino.
Diego era muy versado en las artes amatorias, sabía ser un gentleman y al mismo tiempo el patán de la esquina: todo según los requerimientos personales de la "víctima".
Diego había prometido casarse con Alejandra y compartir el resto de su vida con ella; pero el resto de su vida era mucho tiempo. Además, él tenía su vida paralela en Lima con sus amigas cariñosas y su amor proveniente de una noche de tragos.

*****
Yo
Cuando conocí a Diego yo no creía en el amor y, sinceramente, no tenía ganas de enamorarme de alguien. Quería dedicarme de integro a mi trabajo y a desarrollarme como persona... llevaba así dos años... con una vida de sombra y envidiando a las parejas caminar de la mano en un día con sol.

*****
Diego y Yo
Mi vida era muy solitaria hasta que él llegó. Cuando lo vi por primera vez debo confesar que no me gustó su look, pero me deslumbró su manera tan desenfadada de ser. Era lindo, gracioso y le gustaba leer.
Congeniamos casi al instante y salimos durante unos meses.
Vivía en un sueño que no quería despertar. Así que cuando me dijo para estar, yo volaba en una nube coposa.
Recuerdo que me había mencionado que a su última enamorada la había conocido por internet y que se iban a casar pero que habían terminado porque se dio cuenta que eso no era para él -y menos ella-, además estaba yo, y su mundo era mi mundo.
Las horas pasaban rápido cuando estábamos juntos. Nos encantaba pasear, caminar por todas partes y sentarnos a la mitad de la calle para ver el mundo pasar a nuestros pies.
Disfrutábamos de las noches de los sábados viendo películas abrazados y riéndonos de todo hasta terminar por los suelos, abollados por las sesiones de cachascán intenso que nos prodigábamos.
Nos gustaba jugar, cambiar de roles y coquetearnos, mordernos y pellizcarnos hasta que la piel se enrojeciera...
...para nosotros ese tiempo eterno de juego y amor era la felicidad personificada.

Pero Felicidad dejó de visitarme desde la noche del miércoles antepasado cuando Diego tocó la puerta de mi casa y...

El 4 de Octubre del 2008


El 4 de Octubre del 2008 siendo casi las 3 de la tarde, me encontré pensando en tí:
En tu cabello ondulado, en tu cuerpo delgado, en tu olor a sándalo y en vuestras poses de ser el hijo del sol, de la tierra y del mar.

El 4 de Octubre del 2008, a las 3 de la tarde, le escribía recondando que la felicidad -así como el amor-, era un estado mental, vedado a nadie, y que mientras tuviéramos esa capacidad de amar y ser felices nuestro corazón seguiría latiendo.

El 4 de Octubre del 2008 a pocos minutos pasados las 3 de la tarde, usted me contestó que felizmente todos tenemos mente y que las cosas lindas de la naturaleza no le dejaban ni lo dejaría solo.

Ese día, el 4 de Octubre del 2008 mucho después de las 3 de la tarde y habiendo leído aquel mail, pensaba en que la naturaleza me había abandonado y sentí envidia por usted y por todo lo que le apasionaba.

Ahora desafortunadamente, podía vivir sin mí. Las nubes copiosas y grises de Lima se habían disipado en vuestra mente.
Lo único que me queda es esperar a que el sol evapore mi pena.

viernes, 23 de julio de 2010

La parábola sobre las "Conversaciones estúpidas". Capítulo 1. Versículo 1. Evangelio según San Pedro.

En pleno debate absurdo de cosas sin sentido me encontré hoy con mi peor es nada... para variar!
La conversación se tornó turbia cuando mencioné algo relacionado a las relaciones de los llamados "amigos cariñosos" o los "amigos con derecho" como yo le suelo decir.
Yo planteaba que el asunto no era tan fácil como él lo veía, sino que en verdad era algo medio complicado, ya que uno de los dos podía estar templado de esa otra persona; pues en su mundo mágico-maravilloso esa otra persona, el "amigo" en cuestion, sí estaba con él, no?.

Y bueno... el debate se encarnizó.
A ese paso yo me preguntaba, desde la soledad de mi casa y la estupidéz de una computadora, qué tanto podía ser nuestro malestar por un tema que no venía al caso y, cómo era posible que pudiéramos "invertir" tanto el tiempo en hacer cosas innecesarias.

Uno, dos, tres,... los minutos seguían pasando y la cosa se volvió negra.
No entendía de razones y se pasó de "no pienso eso", a un "ya no me escribas nada", y un "no me da la gana".
-"Gosh! que tal inmaduréz de su parte!"- pensaba yo.
Sí, sé que soy conchuda en decir eso pero... ACEPTÉMOSLO HAY GENTE PEOR!

Ante la no señal de vida de mi interlocutor, comencé a postear cosas en su página social, cosas que iban por el sendero del "no seas inmaduro, vamos a conversar".
Al parecer, algo tan maduro de mi parte le pareció muy inmaduro a su parte; por lo que las próximas líneas fueron una sentencia que me causó un friecito frio en la frente -esos que te causan estremecimiento aún en las piernas-.
-"Me sigues enviado huevadas y te elimino".-escribió.

Miré absorta la pantalla del ordenador. En verdad era eso lo que me escribió o es que al fin había llegado yo a la locura y estaba alucinando?
Pero es que no me lo podía creer! que se habría creído ese jilipollas para escribirme aquello!
Qué nivel!
Además para tanto como que no era!. No le comprendía. Nuestro manual del entendimiento mutuo cayó sobre el suelo incendiándose de manera rara. El era ahora un ser extraño, no le conocía.
Me tomó unos segundos reincorporarme de mi viaje al extremo inferior derecho de mi diafragma, osea: al hígado. De mi viajecito brotó aún ingenuamente -y tímidamente-, lo que quedaba de madurez mental según el evangelio de Audrey.
Como buena jutlandiana soñadora y jodida, seguí posteando, pero mas para joder que otra cosa, mensajillos absurdos que incluían caramelos de mango y otros menjunges.

A los pocos instantes, la señal del fuckin' chat se cerró con un mensajillo subversivo que sentenciaba "Te lo advertí".
Me quedé helada...
(Recién leía en verdad el Evangelio según San Pedro)
.........

martes, 20 de julio de 2010

Re-pen-san-do

Muerdo mis uñas pensando en que estarás pensando.
Son la una de la mañana y no puedo dormir pensando en eso. Pregunto y tengo miedo a escuchar la respuesta.
Llega la mañana, mi ansiedad aumenta. Mis labios se resecan, mi saliva se hace amarga y mi cuerpo empieza a temblar: estará con ella ahora?
Pienso y repienso. Mi cabeza quiere explotar de desesperación. Te busco inútilmente entre la hierba del jardín y quiero sentir, en el aire enrarecido, el olor de tu morena piel.
Y mientras tanto el martilleo mental, las dudas locas y las ansias malignas se alborotan y me toman como rehén.
Y muero de tan sólo pensar que sueñas con sus labios, con tener su cuerpo junto al tuyo y de querer morir en su regazo todas, todas las noches de tu finita vida.
Y vuelvo a morir de sólo pensar que no fui yo y que no fue suficiente el haber estado juntos.
Entonces comienzo a preguntarme por qué no se dejaron huellas, por qué el mar se llevó los restos que quedaron en la playa, y por qué te empeñas tanto en espantar a las aves de los cielos.

Seguro / Inseguro

Las plantaciones gigantes mentales no le dejaban pensar en lo absoluto. Estaba confundido. Qué es aquello que estaba esperando?
Limitarse a pensar si decirdirse a querer a alguien nuevo o seguir con esa vieja relacion con la chica del internet. Dilema, profundo dilema.
La chica nueva... querer o no querer? Ella estaba loca y le encantaba eso: que fuera ella, lo que realmente ella era cuando estaba con él.
Y bueno, el la quería pero cuando no estaba con ella, es decir el 80% de la semana, se lo pensaba fuertemente: y que si la flaca del internet en verdad le podía dar en físico todo aquello que llevaban conversando mas de un año? y qué si ella era lo mejor para él? y qué si ella si lo quería en verdad?
Seguro/inseguro eso parece decir.

lunes, 21 de junio de 2010

Reflexiones sobre Eduardo

Eduardo, déjame decirte que eres un misterio detrás de todos esos libros y esas historias ilusas y mentiras absurdas que solíamos ilustrar con palabras dificilísimas y artilugios absurdos propios de mentirosos compulsivos pero no confesos.
Me atrevo a decir ahora -cuatrocientos años después-, que me declaro CULPABLE, DE PENSAMIENTO, PALABRA, OBRA Y OMISION, por mi culpa, por mi culpa y mi gran culpa.
Te mentí muy grandemente durante cinco de los seis meses que estuvimos juntos en Alsacia... pero quería que protestaras, que me agarraras, me obligaras... a ser straight, a ser leal, a ser sólo tuya. Y no necesitaba, simplemente toneladas de azúcar en chocolatitos derretidos por el amor NO!Sòlo necesitaba que no me necesitaras.
La señorita en cuestión editaba vuestros escritos, veía sus películas, ofrecía sus, según usted, "acertadísimos comentarios" (que elevaban su alter-ego), y escuchaba sus melodías favoritas, alimentando vuestra biblioteca musical con discos extraños propios del gusto de la orate.
La señorita en cuestión también era su alumna sacrificada y conejillo de indias por vocación a la hora de personificar papeles extraños durante las noches de insomnio que los acosaban.
La señorita en cuestiòn... sòlo consiguiò de usted unas cuantas velitas misioneras prendidas los dìas domingos a la hora de la misa. (yo creo que debiste `mantenerlas apagadas)
Eduardo, Eduardo... tus cuadros, tus libros, tus diarios. Eres un misterio detràs de todos esos cuadros.
Si hubieras venido con manual...
Si hubieras sabido leer mi manual...

viernes, 18 de junio de 2010

Con la Transfixión


VERDE
La pantalla se llena de color.
Sigilosamente él se acerca y la contempla confuso.
Ella estaba tirada a un costado ensimismada
en el color verde que proyectaba la luz en su piel.


AZUL
Desde la cabeza hasta la punta de los pies
desde los labios hasta la punta redonda de sus tobillos.
La mariposa azul tatuada en su espalda mueve las alas.


ROJO
Se electrifica la bestia de sus seres incontrolables.
Se desata la guerra, se desata el amor.
Se acercan, se miran, se tocan, se tiran...
Se agitan en el aire, en el suelo...
Se jalan, se tuercen, se estiran... ella cae.
Su cuerpo se abre desencajándose.


GRIS
El se acerca, la mira y se inserta en él.
Se agita incontenible.
Gris es su alma, gris como su piel.
Su ser egocéntrico lo ansía tener todo de una sola vez.


NEGRO
Su corazón a un costado inmóvil.
Todo el recinto enmohecido, las flores empiezan a caer del cielo.
La mariposa no respira...
El ya no la mira... la tiene, ya no la quiere.


AMARILLO
Se libera el alma. Las flores engendran flores.
El suelo se llena de vida, un campo de luz bajo sus ojos.
La humedad circunda.
La verdad los libera.


ROSADO
La acción de herir sus cuerpos los reanima.
Ahora el placer no tiene nombre
y se posa sobre ellos en su total expresión.


Y vuelven a nacer del dolor.
Y vuelven a morir con la pasión.
Crecen con la transfixión.


(Motivada por la Transfixión". CCE, 6/6/10)

domingo, 13 de junio de 2010

Odio a ella

Quiero matar a alguien. Quitarle la cabeza, absorver toda su sangre y regalársela a algún misio chupasangre callejero. Su cuerpo lo tiraría a los cerdos hambrientos quienes destruirían cada pedazo de su estúpido e inmóvil pellejo asqueroso.
Tengo ganas de quemar todas sus fotos... la única razónn por la cual no lo he hecho hasta hoy es que yo siempre salgo muy linda en ellas. Pero ella es la sombra, la horripilante sombra que empaña mi vida, me revienta verla. Tener que despetarme y verla, tener que embullirme la comida teniéndole que mirar a la cara... no sé como simplemente como no vomito.
Odio escucharla, sentirla caminar, desplazarse por la casa...
Me gustaría ponerle cabe, que se caiga y luego golpearla en la inmensa barriga. Que así se le quite las ganas de joder todos los días, de malograrme los despertares y ensuciarme las noches con sus gritos.
Ella, ella es la causante de todo. La maldita que merece morir.
Siento que ya ha vivido muchos años y es necesario que muera ya... es más para ayer.
Su risita burlona y el burlarse de que soy fea, de que estoy gorda, de que no sirvo para nada, de que soy vieja, de que no quiero a nadie, que soy un parásito...
No me huebiese preocupado por ser gorda, bonita o fea o algo si es que no me repitieran tanto... ella es la culpable de que esté más que loca, que mi mejor amigo sea un fantasma y que el querer morir sea pan de cada día. No la soporto más!
Mi anorexia, mi locura, mi adicción, mi vacío es por tí: Odiosa gorda asquerosa. Tú eres la culpable de todo, desde que tengo uso de razón: te todos los golpes, cachetadas y humillaciones que recibí, de ser violentada, de sentirme desprotegida y culpable de todo lo que pasaba, de que nadie me quisiera realmente...
del abandono de mi padre y la despreocupación de mi madre, tú eres la culpable y por eso es justo y necesario de que mueras ya. Que pena de que me guste tanto Lima y que seas parte de mi familia, que pena que uno no pueda elegir a su estúpida familia. que asco que eres... maldigo tu estirpe porque yo aún sostengo que fuí adoptada a pesar del parecido con mi padre y que soy extraterreste, pues soy distinta a toda la estupidés y superficialidad que rodea tu vida oh, ser infame!
Como no eres una cucaracha (aunque parezcas), para aplastarte con un fuerte zapatazo y que se te salga todo lo blanco de tu cuerpo horrible, luego barrerte y llevarte al lugar al que perteneces: la basura!
Eres un ser innnecesario, si tu mueres todo será pacífico y viviremos en paz; por lo que rezaremos a Diosito que te envenenes, te atropelle un carro, te atores con algo o te de un paro respiratorio y que ya! sandangán desaparezcas
por el bien de todos
hasta el fin de nuestros días
Amén.

sábado, 5 de junio de 2010

Abismo

Estamos a ambos lados del abismo. Sè que estas allì pero no te puedo ver, està muy oscuro.
Puedo intuir lo que piensas, lo que sientes ahora;
lo que deseas y lo que quieres que suceda.
Pero no sè por què no nos podemos ver... si estamos muy cerca.
Calculemos nuestra distancia... siento las paredes frìas de la soledad.
Casi te toco sin sentirte, siento tu aliento, el olor de tu piel.
Pero, dònde estas?
Por què no me escuchas?
Grito sin cesar. Por què no me escuchas?
Por què estàs aquì sin estar?
La oscuridad del abismo se hace mas negra.
Respiro ya sin respirar.
Por què no me sientes?. Estoy a punto de caer.
Extiende la mano, siente mi cuerpo antes de que el vacìo me lleve.
Y grito màs, màs, màs.
Llorando grito. Es que nunca me vas a escuchar?

(Y sin fuerza cayò en el abismo profundo y oscuro ahora de su olvido, ahora de su negro corazòn)

sábado, 15 de mayo de 2010

Reencuentro???

Estoy a punto de irme a una reuna del cole, y me encontré haciendo hora de la nada... todo como excusa para saltar el momento feo: ese el del recordar todo lo malo que trajo la secundaria.
Usaba lentes poto de botella y me veia terrible! Encima era medio nerd y me resultaba muy facil aprenderme todo con solo leerlo una vez (una retención maldita y que ahora ya no tengo).
En ese tiempo soñaba con ser grande y tener muchas, muchas cosas que hasta ahora no tengo y no sé sinceramente si algún día tendré.
Siento que vivía enfrascada y deprimida, tenía amigas pero que tanto asi era realmente si cada vez que podían hacían alguna mierda como esconderme los cuadernos, robarme cosas o ponerme cosas de otras en mi mochila para que pensaran que yo me lo estaba pelando.
Y no importó cuánto llorara, cuánto gimiera, cuánto requintara y me rompiera la cabeza pensando cómo podía suceder aquello, estando muchas personas en el salón!
Y resulto siendo: un COMPLOT ASQUEROSO!!!
Que tenía yo? yo era normal, no hacía nada ni me metía realmente con alguien porque estaba tan enfrascada en mis problemas de la casa y en mis estudios que sinceramente mas vida social que el colegio... no tenía. Iba, escuchaba clase, conversaba un toke y san sea acabó.
Asi que: "Reencuentro de Amigas del Cole" ...
Reencuentro????
Quiero reencontrarme con esas personas??? si me son tan extrañas! no las conozco ni conocí realmente.
No quiero ir a un lugar a alardear de lo que tengo (o no tengo y me lo estoy inventando)
ni deseo ir a enterarme y rajar de la que "pobrecita, le va mal!!!"
porque después de todo: "a nosotras qué diablos nos importa"
El mundo sigue girando, nosotros nos quedamos y sabemos que la mierda, mierda es y mierda será hasta el fin de sus días..
Amén.

viernes, 7 de mayo de 2010

El sobre, los zapatos, un viaje.

La idea de un viaje siempre le había apasionado en exceso. Leía sobre parajes exóticos, extraños y diversos en los libros de tapa azul que su padre coleccionaba dentro de ese taburete de madera y cuero, que solía poner a los pies de su gran cama hecha de troncos gruesos de madera.

Entonces cada vez que pensaba en un viaje tenía en la cabeza ese olor: el olor a madera y el olor a cuero.

Edgar estuvo toda su vida esperando un viaje.. sólo un viaje, el cual no había llegado hasta ese momento.

La ciudad estaba muy fría esa mañana. Despertó apresuradamente para levantarse a abrir la puerta. Entonces lo vió alli, a ese gran hombre gordo con uniforme azul y bigotes graciosos que le extendía un sobre rosado con estampillas raras de flores muertas.

La calle estaba media desierta, debían de ser las 7 de la mañana, (calculó). Todo lucía blanco, gris y plateado.
"Que raro que el servicio postal venga un domingo a esta hora".

Y a todo eso, el hombre gordo seguía mirándolo y ahora con cara de enfado porque llevaba como 3 minutos con la carta rosadita en la mano.

-"Esta es la dirección que se indica allí. La piensa recibir o no?"

Edgar seguía como en trance: había sido una larga noche y aparentemente ella, la noche, no le había soltado.
Así que de mala gana y aún dormido recibió el sobre. "que cursi" - pensó.
El hombre gordo se volteó sin decir más y apretó el paso al bajar los dos escalones que separaban su casa de la calle londrecina.
Una visión parecía eso: una visión de algo que ya lo había vivido antes. Se sintió extraño y de pronto una gota fría le cruzó la espalda.
Tiritó.
"Visión absurda. No pasa nada. No hay nada raro."
"Hmmm. Katherine Ringe. No la conozco... No, no creo que la conozca. A lo mejor si?
Tal vez se han equivocado de dirección.
Hmmm. La leo o no la leo?".

Miró la estampilla de flores y otra vez el sobre que tenía su dirección pero no su nombre. Es más: no tenia el nombre de destinatario.
Se sintió interesado por aquella carta: "A lo mejor era algo ultra secreto, una intriga, algo misterioso...a lo mejor... a lo mejor era...".

Y la ansiedad se hizo entonces su mejor amiga, llevándolo directamente a la mecedora del estudio, que era el lugar donde siempre leía las cosas importantes.
La ansiedad esperó entonces sigilosa, mirándolo de reojo: como aguardando. Entonces montó en cólera ante la desidia de nuevo amigo y rompió el sobre.
Entonces cual mariposa azul en primavera, una pequeña nota salió volando y vió la luz ante sus ojitos.
Ahora comprendió, después de tanto esperar, que tenía una misión en su corta vida: Ella, la señorita Ringe, le había dicho al oído -antes de tatuarle la piel y arroparlo en el sobre-, que se encargara de que él lo viera y que guarde en su recuerdo el amor dibujado en sus ojos, tan hermoso como las flores en primavera.

Recordándolo entonces abrió sus alas en el aire. Y fue capturado por unos dedos delgados. Entonces su tatuaje con letra cadeneta habló y le confesó lo que ella le dijo.
"Que nuestros mundos sean por fin los mismos...
No hay mas excusas: Quiero que veas el mundo desde aquí.
Ponte mis zapatos, yo te espero con las botas rojas, las viejas películas y el café.
Te mando un tren, un barco, un carruaje y mi corazón".

Y antes de desaparecer en el fondo de la cubeta negra, vió dibujado en sus ojos la incertidumbre, la nostalgia y la ilusión.
"tal véz él no la vería... tal vez..."
Y se perdió en la oscuridad mientras escuchaba los pasos de Edgar alejarse.

Edgar ensimismado con la nota, pensando en la intriga de la misiva rosa, bebía alborotadamente y sin respirar.
Soñaba con el amor. Ese que nunca tuvo.
Soñaba con un viaje. Ese que no llegó hasta ahora.
Y soñaba con compartir su vida.
Y soñaba con llenar su corazón.

Y bebía y bebía, una y otra vez, pensando...
"Quién es Katherine...? quién es Ringe..?.
Qué botas rojas...?
Qué mundos...?"

No ocurría nada. Todo se tornó gris ante sus ojos, y la copa se escudriñó sagazmente entre sus dedos, estampándose en el suelo alfombrado.

Y corrió al bote de la basura.
Y recuperó el sobre rosadito con las estampas de las flores muertas.

Soñaría, por qué no?
Viviría, por qué no?

Y así, Edgar fue detrás de una ilusión.

domingo, 18 de abril de 2010

El Príncipe

El era el chico más guapo del mundo. (Bueno, del mundo que yo hasta ahora había visto). Estaba parado allí junto al poste, esperando igual que todos.
Solo, entre el bullicio de Green Avenue... un punto amarillo, en el cielo negro inmóvil, que esperaba.
El cabello rubio le caía sobre los hombros, la corona de esos hombros delgados pero fuertes. Sus ojos garzos quietos mirando hacia las luces, parecían no pestañear. Estaba dormido acaso?
Un viento coqueto le besó el rostro y... oh! pestañeó!. Sí, ahí estaba con su polo amarillo y sus pantalones jeans.
Sentada frente a la carnicería me preguntaba si el mundo giraba en la misma frecuencia para los dos.
En eso me miró. Me miró! y fui feliz, la mas feliz!
"Mi falda matziguenga le habrá gustado o le habrá dado risa? o es que tengo un bigote de ketchup sobre los labios? fuck! no me di cuenta... "
Pero sus dientes asomaron entre sus labios de nuevo y tal vez ésa no era una casualidad.
Los de la carnicería también me miraban...
"Qué? He perdido la falda?... no niña ahí sigue"- me dije luego de comprobarlo rápidamente con las manos.
Había pues llegado el momento de gloria, cuando el príncipe descubre a la princesa en medio de la turbera, en medio de la jungla enmarañada. Entre piratas, fantasmas y brujas: yo era una princesa, una princesa de verdad... o algo, cualquier cosa ante sus ojos.
El instante de magia desapareció cuando el carruaje metálico llegó. Y se perdió entre la multitud. Se fue, se esfumó.
Y así retornó a su reino, el muchacho dorado que vino de vacaciones a conocer una princesa de carne y hueso, a alguien quien compartiera el alma de la tierra y el corazón del viento.
Y solos, solos entre la multitud, de nuevo nos perdimos.

(Key West, Marzo del 2009)

sábado, 17 de abril de 2010

A: Diego Valenzuela. Calle de las Aldabas, 515. Lima . Perú

Hola
Tenía muchas ganas de escribirte. Te extrañé mucho.
Te extrañé a pesar de todo, sabes? A la risa desde adentro, las conversas intelectualonas, los discos antiguos, los cafés... todo.
Desde ese tiempo me he sentido un poco sola y triste. Fue muy duro para mí la muerte de Gabriel. Y sí, posiblemente vivían en fantasía: "un sueño de opio", como tu decías.
Y sí, posiblemente le llamaba diferente pero era porque quería evitar mencionar el nombre de su padre. Tú sabes bien por qué.
Que no fui buena madre no te lo niego. Gabriel era como un apéndice, algo ajeno pero propio. No lo entendía y tampoco quería entenderle. La pena es que se tuvo que enfermar para tenerlo cerca. Y tú y tu egocentrismo idiota que te hizo sentir celos, y ser irascible a sus berridos, a sus lágrimas, a su cuerpecito sonrosado, a sus pañales, a su olor a leche... No te diste cuenta que lo deje en un hospicio por tí? Yo no era buena madre y quería que me tuvieras sólo para tí y yo tenerte sólo para mí.
Te perdoné lo de Paola, porque siempre cada noche volvías a verme. Al principio pensaba que ella era sólo tu "chocolate con panetón"; pero cuando la navidad fue cada mes, y luego cada semana, tuve miedo a perderte. No entendía cómo ella, esa mujer flacuchenta, sin gracia y con aires de diva-sabelotodo, podía causar ese efecto perverso en tí. Es cierto, yo nunca leí tanto como tú (o ella) y que siempre tenía "un-libro-más-que-leer" pero podíamos aún así conversar por horas, recuerdas?, mientras mirabas mis faldas agitarse con el viento de las seis en el muelle, o mientras tomábamos café y mirabas mis rizos caer y yo veía tus ojos fijos en mil metros, perdidos y difusos; y creía que me amabas lejos de las paredes del empapelado cursi de florecitas del viejo hotel: ése que no sabíamos por qué diablos olía a galletas morocha.
Pero bien dijo alguien que nada es eternamente primavera. Y llegabas tarde, bañado, sin hambre, de mal humor y te recostabas a mi lado, ponías tu cabeza en mi pecho y entonces dormías largo y profundo. Entonces mis deseos intensos de querer fondearla desaparecían: total, tú estabas conmigo al final del día no?.
Tus amigos, mis amigos. Las eternas reunas nocturnas, unos buenos discos, conversaciones indefinidas, tu percepción de Paola, mi baile estrambótico... rincones llenos de todos.
Supe después de tiempo que para ese tiempo ya se habían dejado. Debía ser abril, no?
Recuerdo que fue mejor luego, hasta que Gabriel enfermó. nos quedamos sin un sol bajo una pieza machiembrada de arriba a abajo: tu cárcel...mi cárcel.
Entonces mi "humor infantil" y mi look fresa te irritaba ya... y Gabriel, y tus releídos libros, y tus hojas sueltas, y lo carcomido de la madera.
Y ahora que lo pienso, todo era una excusa: querías deshacerte de mí. y vaya que lo hiciste! Aún recuerdo ese día... Gabriel gritan-llorando, yo ensimismada en quitarle el vómito de encima mientras tu reclamabas silencio eterno. Y no se cómo pero te fuiste! Lo recuerdo como si fuera ayer, pero ya no duele. (por lo menos no tanto)
Y yo allí parada, frente a la puerta que dejaste abierta, con Gabriel en brazos y echa un desastre: sin dinero, sin amor, sin apoyo. Muchas gracias! Tus patadas me sabieron muy bien y en especial cuando Gabriel se murió. No tenía dinero para pagar el cajón y encima el casero que jodía con la renta que siempre pagabas pero nunca en físico.
Pedro me dijo que le preguntaste por mi, que le dijiste que me extrañabas pero era mejor así...
También me dijo que te tiró un trompazo y que te mandó al carajo por lo que me hiciste.
Ah! Supiste que me acosté con él? Sabías que siempre me quiso en secreto? él fue el primero en ayudarme... tu gran amigo, quién lo diría!
No sé por qué diablos me buscas ahora... después de haberme dejado de esa manera. Andate al único sitio donde te sabes ir: "al carajo!", tómate un café con cianuro y que te chanque el tren, el bus o lo que sea.
Esta babosa medio intelectual, de humor infantil y harto fresa te ha quitado de su vida hace mucho tiempo y de manera inevitable.
Hasta nunca (no sabes cuánto quería decir esto)

lunes, 12 de abril de 2010

Un deseo / Una obsesión

Y ella lo miró a los ojos y le dijo:
-"Quiero hacerte el amor ahora, de la manera más salvaje e instintiva con la que te lo hayan podido hacer."

El no la comprendía ahora.
Ahora él estaba en sus zapatos.
Ahora era él quien estaba en cero.

Ella lo seguía mirando fijamente, lejanamente...
y sus labios rojos decían casi murmurando:
"Te quiero a ti. Te quiero muchas horas para mí... todo un día si quieres... desnudo a mi costado, arriba, abajo, a los pies... doblegándote, susurrándo. Todo eso, ves?. To-do-e-so."

Sus labios rozaban los suyos
pegados hacia la pared.
Ella tenía el control, lo tenía hora
y eso lo volvía loco, lo estresaba.

Sus ojos bajaban. Sus manos dibujaban sus pechos.
Su fuerte perfume a manzanas le recordaban a la gloria de sus labios,
de su saliva dulce que ahora la podía oler.

Y ella estaba en su ser, tocaba su alma.

Quién era?, Qué quería?
Desierta. Su mente estaba desierta.
Sin una sola idea mas que la de su cuerpo, la de su ser,
tan frágil ahora en sus manos,
tan tierna ahora entre sus piernas.

Y sabía que ella jugaba.
Que le gustaba mucho jugar,
reir, bailar, cantar... hacerse daño:
El era su instrumento, su presa,
la cereza del helado que ella quería derretir.

-"No te me escapas"- parecía decir.
Su cabello caía de lado.
Conforme bajaba su cuerpo olía más fuerte,
más a flores, más a manzanas, más... a él.

Jugaba, se reía, se retorcía y susurraba.
Los rizos se mezclaban
y los colores de sus cuerpos se fundían
uno con el otro.

El miedo desaparecía
los ojos se encontraban
las palabras se atropellaban
y las manos sobraban.

La música de fondo dejó de sonar.
Ahora bailaban el ritmo frenético dictado por sus cuerpos,
de melodía tortuosa para ella
de melodía cálida para él.

(27/2/10)

martes, 30 de marzo de 2010

El Caso Angélica Araujo

Estoy con toda la mierda que se me revolotea por dentro. Encima de que el fuckin' idiota alucinadito de Santa Rosa Hammerfuliano pastrulo me escribe huevadas, me acabo de enterar quién diablos era la tal Angélica Araujo y quién estaba metido detrás de la llamada misteriosa.

Siguiendo mis dotes de Agatha Christie os contaré como resolví el misterio... sí, es cierto, dos años después, pero la verdad tarda pero llega (o esa era la justicia?) ooppsss, en fin..

Bueno, había decidido embarcarme hacia la aventura más extrema de mi vida: dejar todo por la persona a la cual amaba (según yo). Jodí y jodí hasta que le pude seguir los pasos. Así vino el viaje a Marathon Key, la ciudad en medio de la isla caribeña más tranquila, aburrida y llena de viejitos que en tu perra vida te habrías podido imaginar, en especial cuando como yo, esperaba ver cueros... muuuuuchoooos cueros!!!

En fin, en Marathon había tejido yo mi casa de ensueño sobre una telaraña de lino azul acero hermoso y exquisito. Babeaba hasta estar extasiada. Yo que siempre deseé estar de esposa de alguien, de tener mi familia... me sentía feliz, feliz hasta el extremo (comprendan estaba templada!). Y recogía al don Huevas de su trabajo, le cocinaba mis menjunges primariosos que ensayaba cuando no estaba en casa y le dedicaba los más tiernos poemas en la noche después de arroparlo y darle su gran beso de buenas noches. Pero, la nube negra se acercó... si pues, mi felicidad se fue al tachazo en menos de dos semanas.

La nube negra tenía nombre propio. Bueno, muchos en realidad: Alejandra, Leslie y Andrea... las vecinas de Arequipa manta.

El don Huevas con sus dizque dotes de galán (de película de terror - gore), se creía en la gloria porque pensaba que era irresistible, cuando la verdad es que las otras niñas estaban hirviendo de deseo por marido, no importaba cuál, si era pastrulo y chato. No! lo mismo era para ellas: marido es marido y ya sabes a qué me refiero.

Y bueno: yo linda, yo hermosa, yo comprensiva...
Y yo cojuda, yo tarada, yo crédula...

Creí que el acercamiento de una de ellas era sincero, que quería ser mi amiga. Pronto la niña fresa, más fresa y regalona que alguna vez pude haber conocido "Leslie", se metía en su cuarto, pronto lo esperaba en el lunch room antes de su hora de almuerzo, pronto iba a mi casa a verse con él cuando yo no estaba. (Debo haber tenido entonces los cachos más grandes de todo el mundo)

Comencé a ver el asunto luego: Miradas, muchos encuentros (que casuales ya no eran), peticiones especiales, favores, miraditas asolapadas en los pasadizos.

Creo que allí empezó la operación DAP: Deshacerse de Audry Pronto que los dos montaron.

Y tuve problemas en el trabajo, contando dinero. No podía dormir y extrañaba mi casa. Mi novio no me quería y afanaba a otra en mi naríz. Me sentía debastada. Encima golpeada por la vida en reiteradas ocasiones. Para colmo de males, la fresa cursi de Leslie me imitaba en cómo me veía, hablaba, me peinaba y por poco faltaba que se vistiera como yo.

Angélica Araujo hizo entoces allí su aparición.

Un día después de que la Petunia me enviara el papelito rosado del memorandun, en Lima mi mamá recibía una llamada: Una chica misteriosa de nombre Angélica Araujo de Colombia llamaba a preguntar por mi mamá, la Sra. Rosa, para decirle que ese día iba a llegar yo a las diez de la noche en el vuelo de American Airlines proveniente de Bogotá. La razón? Me había venido una hemorragia, y yo estaba muy enferma; por lo que había tenido que dejar el trabajo y regresar a Perú.

Mi pobre e ingenua madre cayó redondita dentro del cuentazo monse de la Araujo y me esperó 4 horas, te imaginas? Un montón!. Desesperada llamó a primera hora a mi trabajo en Marathon y no sólo ella sino mi hermana, mis dos tías y hasta mi mejor amiga.

Para colmo de males y bienestar de la Araujo tenía dos días libres por lo que nadie me ubicó. En el trabajo pensaron que yo me había quitado a mi país y ya me estaban liquidando y dándome por olvidada, cuando yo llego fresca como una lechuga para sacar algo que me había olvidado en mi casillero.

La asistente de gerencia, la bruja Astudillo me contó todo y me sugirió que llame a mi casa. Así que caminé tres cuadras hasta el teléfono público mas cercano. Estaba toda triste por lo sucedido y palteada porque en mi trabajo creían que "yo traía muchos problemas y era una persona inestable", y hasta pensaban que yo había hecho la llamada para regresarme a mi casa.

Imagina cuál sería mi sorpresa cuando en la cabina de teléfono encontré a la fresa cursi regalona de Leslie.

No le hubiese contado nada si es que no hubiese necesitado tanto hacerlo. Cuando se lo conté se puso nerviosa, comenzó a moverse en su sitio y a decir que posiblemente Arlet (mi compañera de casa) o el don Huevas, habían sido quienes habían llamado a mi casa para mortificarme y hacerme perder el trabajo.

Me quedé helada y más aún cuando dijo "yo no he podido ser porque yo no tengo tu teléfono". Entonces recordé que ella me había llamado muchas veces antes de viajar a Marathon. Así lo medio descrubrí: ella era Angélica Araujo. Ella había hecho la llamada. Faltaba averiguar cuán implicado estaba el don Huevas y, hoy por fin lo descubrí. Si, dos años después y ya habiendo terminado.

Resulta que me encontraba en pleno Plan H en el internet cuando me metí al "Libro de cara" (mas conocido en el mundo del hampa como Facebook). Revisé pues como siempre mis solicitudes de amistad y vi que el don Huevas después de mucho tiempo me tenía nuevamente agregada. Ví su profile y luego su muro y Oh! sorpresa! Adivina quién es su amiga...?

Sí, Angélica Araujo en persona, con foto en vestido y todo. Angélica Araujo sonreía de negro y de costado para que no se le viera la cara de burro infame que tenía.

Investigando en las redes sociales descubrí, que Angélica Araujo era amiga del cole del don Huevas. Fue él quien le robó la identidad y llevó el proyecto del DAP de lo material al intelectual. Se lo dió a la mosca muerta fresa cursi regalona de Leslie y ella se lo aprendió de paporreta luego de lo cual llamó a mi casa con una tarjeta de llamada internacional de a dólar china. (a juzgar por la cantidad de ceros que el detector de llamadas de mi fono en Perú registró).

Increíble no? de lo más taimado! Qué tal treta me jugaron! Sí pues, de la maldad nadie está libre. Yo lloré mucho en aquel tiempo, pues en el trabajo pensaron que lo había ideado yo para romper el contrato e irme a mi casa en Perú. Ahora, dos años después, veo las cosas como son y pucha, alguien a quien yo quería se le había ocurrido hacerme una cosa atroz como ésa. Que desgraciado! Ojalá que lo chanque el bus y a esa maldita que la destripen y tiren sus restos alrededor de su estúpida facultad de teatro!
He dicho!

La carta que he de contestar (y a propósito del comentario)

El 22 de marzo de 2010 20:17, Hugo Cano escribió:

Que llueva...
-Me repito cada vez cuando regreso a casa derrotado, si bien no hay heridas, la falta del golpecito en la frente siempre se extraña.
-Pero a quién le importa???
-De hecho que a tí no. Te burlas de todo, de mi ropa, de mi forma de hablar, de mis amigos, de mis gustos, de mi rostro... es obvio que tambien te burlarás de mis sentimientos.
-Y si no es así, si en algun escondido hueco de tu ahora impenetrable corazón cabe un espacio para este susodicho, pues pensaré que no soy el único.
Sueles siempre sentir lástima por el caído...esta vez no sientas nada.
- Recuerda que, tú no eres así. 3 dias y ya.
- Pero a quién le importa???
- A mi sí.
- Dudas, manifiestas traumas infantiles producto de carencias afectivas en mi niñez. Como alguna vez oi n veces: Que tal floro!!!!!!!
- Ahhhh, ¿¿¿¿no sería mejor ser sinceros???
- Concédeme un último deseo, imagina que si lo haces, mañana me atropella un camión...tú que crees saberlo todo antes que ocurra, dímelo. confiésamelo.
- Detesto que me vean así, ojalá que llueva y nadie note este llanto... oh!!! creo que veo un río cerca...


El 30 de Marzo de 2010 13:08, Audry Pallete escribió:

Hola Hugo,
No sé qué mierdas estás que dices a tus grandes amiguitos ya? pero me llega al pincho que me escriban para decirme huevadas e insultarme, y si saben algo es por tu gran bocota que nunca puede (ni pudo) estar cerrada. Mira, a mí ya no me importa que diablos te pase, que regreses a tu casa derrotado, que necesites mis golpecitos en la frente o que te atropelle el bus... no me interesa simplemente (aunque aquello sí que sería un beneficio a la sociedad). Una de las cosas por las que no me importa aquello es que la relación fue realmente mala, como tú mismo decias... yo no entiendo entonces por qué diablos quieres verme o estar conmigo o algo de todo eso.
Realmente si tuvo esa relación algo de bueno, pues simplemente NO LO RECUERDO, y disculpa mi alzheimer pero es verdad, solo tengo en la cabeza las patadas, las cachetadas y las humillaciones grandotas que hiciste hacia una persona que yo hace uffffff dejé de ser.
Sea usted más hombrecito y cállese de una buena vez. Lo que pasó entre nosotros fue ENTRE NOSOTROS DOS, por ende a nadie más le interesa. Olvídate simplemente. Lo que pasó, ya pasó de que te preocupas? ya fue. Déjame ir y déjate ir también, esto ya no va a volver a ser, tendrías que morir y nacer 100 veces más, recién allí podría pensar en volver a estar contigo.
Soy mejor ahora, no tengo sombras, no tengo penas atroces y tengo muchas ganas de vivir... pero lejos de ti. bye!

jueves, 18 de marzo de 2010

Estar enamorado

Qué es estar enamorado? sentirse enamorado? ser enamorado?
Despertarse todos los días de tu estúpida existencia agradeciendo a Diosito el hecho de que esté a tu lado, el hecho de que te "haya" visto allí... oh! tú ser transparente!.
La sonrisa de oreja a oreja, la mirada de perrito degollado, las mariposas en el estómago son cosa de dos dias, tres dias y medio día respectivamente... pero... por qué? por qué no dura mas? por qué no es perpetuo todo eso? es que no existe acaso un.. "y vivieron felices para siempre"? qué acerca de los eternos enamorados y el comieron perdices?
Es que acaso el amor eterno dura aproximadamente tres meses como asevera Les Luthiers?
Qué nos sucede? Por qué no amamos? Por qué diablos no nos amamos? Por qué maldición no te amo? si eres "perfecto", si eres lo que yo siempre quise.
Y no funciona y yo aqui, dudando de ti y de mi. Y es que ya no se estar enamorado ni sentirme enamorado..
"en las cosas del querer sólo sé que
nada,
absolutamente nada,
sé".

¡"..."!

Se levanta temprano, va a estudiar, lee algo, toca, tiembla, ronca y duerme.
Duerme siempre despierto y desde muy adentro piensa
en el color azul de sus ojos y en lo blanco de su ser intenso.
Y otra vez luego en la mañana muy temprano, duerme, ronca, tiembla, toca, lee algo y va a estudiar...
...y a veces piensa en ella, y siempre piensa en él. Entonces se confunde y el gran ciclo redondo de su vida se torna cuadrado, verde y amarillo, sin sentido y consciente para los ojos de alguien más... nunca para él.

jueves, 4 de marzo de 2010

Se busca Novio!!!

Mujer soltera de 26 años, blanca, de cabellos castaños rizados y ojos de uva, BUSCA chico simpático, inteligente, responsable, leal, amoroso, de buenas intenciones y que guste del arte, para compartir toda la vida juntos. :)

ABSTENERSE los idiotas oportunistas, los vagos, los pastrulos, los bravucones y los adictos al sexo.

Los candidatos que cumplan los requisitos sirvanse a enviar su hoja de vida con foto a color y pretenciones personales a la siguiente dirección:

Jirón de la Buena Vida 313. Jutlandia. Lima - Perú.

o escribe al mail que aparece en el perfil.



- A. A.

jueves, 4 de febrero de 2010

Reincidente

He reincidido en juntar nuevamente nuestros caminos. Largos, estrechos, curvos.
Planeo colocarlos uno sobre el otro pero no van, no siguen lo mismo.
He reincidido en buscar tus labios donde suelen estar (bajo tu nariz), pero encontré ahora una linea rojiza húmeda.
He reincidido en buscarte bajo todas las cosas, bajo mis almohadas y en contra de mis principios y que obtuve?
Obtuve pues una repetitiva y absurda respuesta tuya. Maltratos, gritos, golpes.
Reincidir? cuánto mas...?

viernes, 29 de enero de 2010

Ojos que no ven


Sus cabellos lacios se batían con el viento. Su mirada estaba perdida en el vacío. Balbuceaba palabras flojas, cuasi formadas. Salían sin saberlo por los labios delineados color carmín.

Miraba al mar y se perdía en él...

- Hasta cuando, hasta qué día, dime.

No decía nada,

No caía ni una lágrima nada. No lloraba, por qué? por qué es tan cruel????

- Es que nunca sentiste nada?. No vas a decir nada?

Silencio. El mar azul. Dios mío la amo! juraba decir cualquier cosa.. sí el mundo es cuadrado, la jirafa tiene rayas y yo, yo soy lo que tu quieras... pero sólo di aquello... di-lo...

y nada.

nada de nada.

- Tres años y medio y no dices nada? No te entiendo. Por qué te vas? Por que me lo dices recién? Es que no querías que te siguiera? Que te pasa???? Responde.

Impotencia. Desesperación.

Lluvia interna. (un diluvio, mas bien)

Un grito salió desde muy dentro. La garganta dolió largamente. Salió la ira. Se perdió el amor.

- Amor? es que lo hubo alguna vez?

Y ella se fue. Como siempre. Se paró y se fue.

Menuda, rápidamente. Se llevó su mirada perdida, su amor falso, su comprensión hacia... mi? Me vió realmente?.

Supongo que esto empezó antes, supongo que no lo quise ver. Que quería?, que quiso? No lo sé.

Ciego soy. Y... ciego seré. Hasta luego.