viernes, 27 de marzo de 2009

El Drama de Petunia

Petunia esperaba recibir algo a cambio el día de hoy. Esperaba recibir emoción extrema... e-mo-ción... ese "algún sentimiento" de mi parte.
(Risa?, angustia?, tristeza?. Qué?)
Petunia me miraba fijamente papel-rosado en mano; mientras yo le recortaba en pedacitos sus palabras para recordarle que tenía que calzarme las gafas con una paciencia y calma que aterraban.
Habló ella muy efusivamente, mientras dejaba fluir aquella cosa llamada ira.
Quién me dio permiso?
- Yo (pensé) necesitabas ayuda...
Pero en su mente estrecha (y en contraste con su cuerpo) aquellas cuestiones no eran dables (ah - ah).
Miré el papelito rosadito. Plasmábanse en él, ejemplos diversos extraños y adversos a mi bondadosa suerte. Todos escritos y descritos por mi fiel Pe-tu-nia.
-Y.. tienes algo que decir???
-No. Me voy a las cuatro y media no? a esa hora era?
Petunia se levantó entonces con su cola de ira y se desplazó fuera de la habitación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.